Archive Pages Design$type=blogging

La República Centroafricana se desangra

ALFREDO TORRESCALLES | Bertouá (Camerún) –. Bertouá es la capital de la región de Mandjou al este de Camerún. Hasta este lugar verde y húmed...

ALFREDO TORRESCALLES | Bertouá (Camerún) –. Bertouá es la capital de la región de Mandjou al este de Camerún. Hasta este lugar verde y húmedo han llegado miles de personas desplazadas por la situación de violencia endémica que se vive en la vecina República Centroafricana (RCA), uno de esos conflictos poco fotogénicos de los que cíclicamente se tiene fugaz noticia en los medios de comunicación occidentales. 

Llegan principalmente por el punto fronterizo de Garoua Boulai. Ya hace diez años que entraron por aquí los primeros refugiados de etnia Mbororo, musulmanes, seminómadas y ganaderos, huyendo del nuevo gobierno del presidente François Bozizé que accedió al poder por las armas. 

Se establecieron como refugiados en poblaciones como Bindía y Boulembé, al este del país. Pero lejos de la imagen recurrente de campo de refugiados de tiendas de campaña con el logotipo azul de ACNUR, aquí se apostó por un modelo integrador en el que a los refugiados se les entrega tierras y medios para construir sus viviendas y se les atiende en sus necesidades sanitarias, alimenticias y educativas, además de otros programas que implementan diversas organizaciones internacionales. 

La eventual mejora de las condiciones de seguridad y la desaparición del último pico de violencia se transforman en una posibilidad lejana. Quizá porque desde la independencia del país, el bucle de la toma del poder por vía violenta se ha instalado en la conciencia del pueblo centroafricano como el retorno puntual de la estación de lluvias que riega esta tierra color rojo-sangre. 

Mr. Ale El Hadj, Mohamadou Marigariki es el Ardó local de Bindía, un pueblo a 6 Km. deBertouá atravesado de continuo por camiones cargados con madera centroafricana principalmente y de contenedores que se cargan y descargan en el puerto de Douala, en el extremo occidental del país. Ardó le llaman en lengua Fulfuldé al representante de una comunidad de refugiados que actúa como interlocutor de su comunidad ante las instituciones camerunesas e internacionales que les ayudan en su día a día. En este caso se trata de un grupo de 871 personas (según censo de ACNUR). 

Mr. Mohamadou explica que la integración aquí es un hecho, que se sienten satisfechos de la acogida recibida y que su esperanza no es volver a “Centroafrique”, su esperanza, después de 10 años en Camerún, es “continuar viviendo aquí y ver cómo se desarrolla mi pueblo en paz”.  No hay nostalgias. Ni buenos recuerdos. Ni ensoñaciones de una Arcadia donde algún día fueron felices. 

Quizá porque nunca conocieron la paz y ahora encadenan 10 años sin que los bandidos entren en su casa a media noche o que otra guerrilla “por la libertad y la democracia” viole a sus mujeres y saquee sus posesiones como contribución a la “lucha por el bien del pueblo”. Viven en un barrio propio y se confunden con la población local que les respeta. Con sus particularidades y con su religión. Pas de problème.

En el despacho del Delegado regional de ACNUR en Bertouá, Mamady Fatta Korouma, hay varios mapas de situación en los que se puede comprobar el alcance de la diáspora centroafricana en el país. Decenas de poblaciones próximas al oeste de la RCA con su correspondiente cifra de personas refugiadas anotada al lado dibujan el trazo fronterizo con precisión: 817, 1103, 94… 

Este modelo de integración en sociedad es defendido por Mr. Fatta: “Frente a loscampamentos de refugiados de otros conflictos aquí se ha apostado por una fórmula inclusiva posibilitada por la buena relación entre los pueblos próximos y la buena disposición del Gobierno camerunés” y en gran medida por muchas otras cosas en común ya que las fronteras políticas no pueden difuminar la realidad histórica y cultural. Y, por supuesto, por el carácter hospitalario y abierto de los cameruneses. 

Pero también hay otras razones.

Si la comunidad de refugiados tiene su Ardó, cada pueblo de la zona tiene su alcalde. Aquí lollaman Samagesté (su Majestad…). En Boulembé, un pueblo más al este que Bertouá, Samagesté Vicent Filemón muestra orgulloso, ante la mirada de sus 30 hijos, 4 mujeres e incontables nietos, las paredes de su casa adornadas con fotografías con las que presume de ser un hombre notable colgadas junto a un sable oxidado que dice utilizó su padre en alguna guerra antigua. 

Su punto de vista aporta un nuevo elemento: “estamos muy contentos por la presencia de los refugiados. Ahora las organizaciones humanitarias han traído prosperidad al pueblo en forma de escuelas y otro tipo de ayudas como alimentos, puntos de suministro de agua e infraestructuras” y, sobre todo, atención y apoyo para paliar las muchas necesidades de su gente. La sensación es que por primera vez en su vida no se sienten abandonados. 

El logotipo de ACNUR es omnipresente. En cubos de agua, en pozos, en carteles, en sacos de arroz o en escuelas. A veces junto a otras firmas como la del PAM (Programa Mundial de Alimentos), la ONG francesa PREMIÉRES URGENCE, AECID (Ayuda Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) o la española RED DEPORTE Y COOPERACIÓN que busca la integración social a través de actividades deportivas principalmente. 

La jefa de proyecto de RED DEPORTE y COOPERACIÓN es Beatriz Gómez, una joven bilbaína que lleva 7 meses en el terreno y ya ha tenido tiempo de inaugurar una escuela en Bindía, campos deportivos, organizar un campeonato de fútbol entre pueblos de la zona y poner en marcha un interesante programa para la participación activa de la mujer mediante la formación y la práctica agraria. 

Gómez explica que “aquí muchas personas han visto morir asesinados a familia y vecinos, hansido extorsionadas o saqueadas sus propiedades”. “A pesar de su tradición seminómada, estas personas refugiadas se sienten muy cómodas establecidas en esta región y nosotros les ayudamos a su desarrollo proporcionando formación y actividades”, 

Todo ello con el visto bueno de ACNUR, imprescindible partenaire para poder actuar con estas comunidades. Sin embargo, cuando hablamos de refugiados centroafricanos se debe matizar; el mosaico tribal, social, incluso religioso es todo menos homogéneo. Si el perfil de los refugiados musulmanes de etnia Mbororo es apacible y están integrados, los nuevos desplazados tienen características diferentes. 

Son mayoritariamente cristianos, urbanos (de Bangui, la capital) y de etnia Baya. Después de10 años de “sintonía” con el gobierno Bozizé, ahora han cambiado las tornas y han huido. El pasado 24 de marzo el conglomerado de grupos salvapatrias centroafricanos denominado SELEKA, junto a mercenarios del Chad y de Sudán del Sur, arrasaba despiadadamente con todo a su paso, derribando al anterior dictador François Bozizé y dejando a su paso pillaje, violación y muerte.

Con saña especial hacia la población de religión católica ya que el enfoque de su acción, y uno de sus pretextos, es la implantación de un Islam chapucero y cruel que un correcto musulmán jamás podría justificar. El resultado está a la vista: otra oleada de personas desplazadas de un país que arde sobre las cenizas anteriores. De momento, hasta mil personas han traspasado la frontera de Garoua Boulai con lo puesto y, estos sí, viven en un campo de refugiados de tiendas blancas organizado por ACNUR a tal efecto. 

Casi todos quieren hablar y contar su historia, pero nos llama la atención la de un muchacho de unos 17 años que dice apellidarse Bozizé y ser sobrino del anterior presidente que habla de la “injusticia que hay en Centroáfrica” provocada por “bandidos que quieren limpiar la RCA vengándose contra los partidarios del anterior presidente”. Matiza que siempre ha habido bandidaje y violencia pero que la de ahora es la peor situación que nunca han vivido. Relata que su padre murió asesinado por ser primo del anterior presidente. Por su apellido. 

Una mujer de unos 25 años que lava ropa junto a la tienda de campaña numerada en la quevive, cuenta con voz potente “los SELEKA llegaron a casa para robarnos y asesinaron de un tiro en la cabeza a mi hermano al resistirse”. Su dedo índice señalando su sien es inequívoco. Bayás y Nbororos, antiguos y nuevos refugiados ofrecen razones particulares por las que huyeron del país pero hay dos elementos comunes por encima de todo: la pobreza y la violencia. 

Y un mantra que les iguala: no volver jamás. Quieren aprovechar la oportunidad que les ofrece Camerún y las organizaciones humanitarias internacionales y huir para siempre. De la miseria, del miedo, del dolor de vivir olvidados. Por eso la situación es paradójica. Los desplazados de la RCA a Camerún, obviamente descontando las tragedias vividas, (que no es poco), se sienten satisfechos porque tienen ahora una oportunidad de desarrollo y una sensación de seguridad que no habían conocido. Por otra parte la población local se siente muy satisfecha por la presencia de centroafricanos porque ahora están en el campo de acción de la cooperación internacional y eso genera beneficios para la comunidad. Cosas tangibles. 

Sin embargo los centroafricanos que no han podido o no han querido huir del penúltimo conflicto a los países vecinos continúan esperando a que las cosas cambien. Demagogias aparte, empresas extranjeras y comerciantes varios continúan haciendo negocio con y en la RCA. Minerales, oro, petróleo y una riqueza natural increíble en madera y otros regalos de la naturaleza. 

La presencia de China crece exponencialmente con inversiones en infraestructuras,explotación de recursos y acuerdos con el Gobierno; con el Gobierno que se instala de mala manera en el poder cada diez años. Puntualmente. Como el retorno cíclico de la estación de lluvias. 

La realidad es muy compleja como para desenfundar el dedo índice y señalar a buenos y malosdesde un análisis epidérmico pero hay algo que sí se puede afirmar rotundamente: los países y empresas que comercian con y en la RCA tienen su cuota de responsabilidad en la perpetuación de ciertos problemas y deben asumirla para tratar de que en este país la esperanza derrote a la desesperación. 

Porque la República Centroafricana no puede esperar más. 

Fuente

COMMENTS

Nombre

#randompost 11S A Orfao acido ACNUR Adriana Adufes Aeropuertos Afganistán Africa agresion ahmadineyad Al Assad Al Jazeera Al Qaeda Alejandro Alvargonzález Alemania Aloizio Mercadante America America Latina analisis Andes Angola anonymous ANP apm Apple Argelia Argentina armas nuclares armas quimicas Asad Asia asuntospropios Atapuerca atentados ayuda humanitaria Bagdad Bahrein Ban Ki-moon Banco Central Chipre Banco Mundial Bancos Bangladesh Beatriz Benedicto XVI Berlin Bin Laden Bosnia bpmacias Bradley Manning Brasil Bulgaria Bush cambio climatico Camerun Camp David campamentos campaña de comunicacion Canal de Panama Caracas Carreteras carta Caso Couso catastrofes Caucaso censura Ceuta Chad Chile china Chipre CIA ciencia cierre de gobierno Civio CNT colaboración colaboraciones Colombia Coltan Comandante en Jefe Comision Europea confianza Conflicto Congo consumo Cooperacion coran Corea del Norte Corea del Sur Costa Rica Crimea criminalidad crisis crisis internacional CSS Cuadernos OM Cuerno de Africa cultura Cyprus DDHH defensa deflaccion democracia Democratas deporte derechos humanos desalambre desarrollo Destacado Dia mundial del refugiado DiegoG Dilma Rousseff Dimitri Christofias Dinamarca diplomacia internacional directo Economia educacion Educación Edward Snowden EE UU EEUU EEUU 2012 EFE Egipto ejercito Ejército Islámico de Irak y del Levante ejercito libre de siria el orden mundial El Salvador elcontrapunto eldiario.es elecciones elecciones 2015 elecciones 2016 elecciones Alemania elinquirer elpais Empresarios Eniola Ani Anthony Entrevista equipo Erdogan escandalos esclavos esnoticia España Especial Haiti 2014 Especial: Elecciones EEUU 2012 Especial: minerales codiciados Especiales Especiales2 Especiales3 Especiales4 espionaje Estados Unidos Eurobarometro Europa eurozona FARC Ferguson Fernando Haddad Festiclown filtraciones Folha de São Paulo fotoreportaje Francia Franco Delle Donne Frente Polisario futbol G7 G8 Gas Sarin gate Gaza Geodomination geopolitica German Gezi Ginebra Global Voices Globalizacion gobierno de izquierdas golpe de estado Grecia Grecia2015 Guantanamo Guatemala guerra civil Guerra Fria Guerra Mundial guerras Guinea Bissau Guinea Ecuatorial guinguinbal guinguinbali Haiti Hamas hambre Hasan Rohani Hemisferio Zero Hezbollah Himno historia honduras Hong Kong Huelga Huracan iarnoticias Ibex35 IEEE igualdad IIIGM Informacion Sensible informe InFronteras Inglaterra inmigracion Interferencias internet intervencion Iolanda Fresnillo Irak Iran ISAF ISIS Islam Israel Italia IU Ivan Bomfim izquierda jaime Japon Javier Espinosa Jeb Bush jordi perez colome Jorge Bergoglio Jose Couso José Dirceu Juan Luis Palmes judios Juegos Olímpicos justicia justicia universal Kazakhstan Kenia kirchner Kosovo lacuestion Laiki Bank lamirada lamiradademikel Lampedusa Laura Fernandez laverdadmentirosa Libano libertad de prensa Libia Liga Arabe Londres LorenaA Luis Luis Calderon Lula da Silva Magreb Mali Mandela manifestaciones Manuel Freytas Marc Margiendas Margaret Thatcher mariarado Marruecos Materia Medios Mensalão MercoSUR Merkel Mexico Michael Brown Miguel Ángel Ballesteros mikel militar minerales Miradas de Internacional Morsi Mozambique MSF Mubarak muerte mujeres Mundial de Brasil Mundo nacionalidad Namibia narcotrafico Nigeria niños Noruega noticias NSA Nueva York nuevos medios Obama obama world obras Obriang occupyGezi Oklahoma Olga Rodriguez ONG ONU Opinion Opinión oriente es proximo Oriente Medio Ormuz OTAN Pablo paises desarrollados Pakistan Palestina Papa Paraguay parlamento Partido de los Trabajadores pasaporteelectoral pena de muerte Periodismo Petroleo PIB pirateria plan nuclear Pobreza Podemos Politica Politica Critica politikon Pontificado Portada precio Premio Nobel prensa Primavera árabe PRISM privacidad produccion protestas sociales PSOE PT Puertos Putin Queralt Castillo Rajoy redes redes sociales referendum refugiados Reino Unido religion Reportaje Republica Centroafricana Republicanos Rescate revista Revolucion Verde Revotution revueltas Ricardo Garcia Vilanova Roma Romney RSF Ruanda Ruben Calleja Rui Falcão Rumania Rusia Sacyr Sahara SaraV Sebastopol secuestro seguridad seguridad nacional separatismo serie Servia Sesion de Control Sinasefe Sindicatos Siria sociedad soldado Somalia Sonkyong Statu Quo Diplamatico Sudafrica Sudan suicidio Syriza taksim Tecnologia Terremoto Territorios ocupados terrorismo Tertulia infinita the guardian the new yorker Timochenko Tokio Tokyo tornado torturas Transporte Tribunal Supremo Tripoli Tunez Turquia Twitter Ucrania UE Ultima Fila ultima hora ultraderecha Unasur unexp union europea Unión Europea Universidad URSS Uruguay Vaticano Veja Venezuela Veteranos de guerra Victor Yanukóvich video Wikileaks Yaser Arafat Yemen yihadistas youtube Yulia Timoshenko Zaatari Zinbabwe zoomnews
false
ltr
item
Infronteras: La República Centroafricana se desangra
La República Centroafricana se desangra
http://roostergnn.com/wp-content/uploads/2013/11/El-pa%C3%ADs-m%C3%A1s-triste-del-mundo.jpg
Infronteras
http://www.infronteras.com/2014/03/la-republica-centroafricana-se-desangra.html
http://www.infronteras.com/
http://www.infronteras.com/
http://www.infronteras.com/2014/03/la-republica-centroafricana-se-desangra.html
true
7684654274909764296
UTF-8
Not found any posts Ver todo Leer más Contestar Cancelar Suprimir Por Inicio Páginas Artículos Ver todo Recomendado para ti Etiquetas Archivo Buscar No se ha encontrado ningún artículo Volver a inicio Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado D L M X J V S Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio July Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec ahora hace un minuto Hace $$1$$ minutos Hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer Hace $$1$$ días Hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas