Archive Pages Design$type=blogging

Libertad, igualdad, fraternidad y…ELECCIONES

Los ojos de los candidatos vigilan todas las piezas, desde los peones hasta los alfiles, multiplican los mítines, conquistan los platós d...

Los ojos de los candidatos vigilan todas las piezas, desde los peones hasta los alfiles, multiplican los mítines, conquistan los platós de televisión, hacen anuncios en “prime time” y promueven concentraciones. Deben mostrar en todo momento la solidez de sus propuestas. Saben que si bajan la guardia, el resto de jugadores se aprovechará de su debilidad. Vigilan el tablero, mueven sus piezas y buscan la estrategia que pueda proclamarles reyes de la V República Francesa.
Si bien es cierto que el socialista François Hollande ha liderado los sondeos durante ocho meses, las diferencias comienza a estrecharse y algunas encuestas aproximan las curvas de los candidatos o, incluso, apuestan directamente por Nicolas Sarkozy. La balanza comienza a inclinarse también por otros candidatos, como Marine Le Pen del Frente Nacional, seguida por François Bayrou del Movimiento Democrático o Jean-Luc Mélenchon, candidato del Frente Izquierda, al que se le otorga el quinto lugar. Sin embargo, por ahora, todo son especulaciones y los bruscos cambios de estas últimas semanas muestran que el pescado no está todo vendido. Los primeros resultados se darán a conocer en la primera vuelta, el día 22 de abril a las ocho de la tarde, momento de cierre de los colegios electorales de las grandes ciudades. Los dos candidatos más votados de esta vuelta pasarán a la segunda, el 6 de mayo. Solo entonces sabremos quién será el nuevo presidente de Francia y el encargado de compartir con Angela Merkel el timón de Europa.
Las apuestas por el caballo ganador han evolucionado en las últimas semanas y los sondeos, que parecían inamovibles, han comenzado a temblar. Por el momento, dos hechos han modificado el nuevo escenario político en el que se desarrollarán las elecciones. El primero es el comienzo de la campaña oficial, a partir del 20 de mayo, que establece, según la legislación francesa, la igualdad en el tiempo de palabra de todos los candidatos en los medios. Esta medida puede favorecer a los partidos pequeños que, al darse a conocer, podrían convencer al electorado más escéptico o indeciso.  La segunda variante, que ha cambiado la escena política, es el depósito de las 500 firmas de cargos públicos electos, necesarias para que una persona pueda ser candidata. La fecha límite fue el viernes 16 de mayo y el lunes 19, se proclamaron los 10 candidatos que acudirán a las elecciones, quedando, definitivamente, fuera de juego el ex-primer ministro de Jaques Chirac, Dominique de Villepin, fundador de República Solidaria, Marc Governatori, de Alianza Ecologista e Independiente, Carl Lang, representante de la Unión de la derecha nacional (UDN), federación de movimientos de extrema derecha, y Corinne Lepage (Cap21), candidata ecologista que mantuvo la intriga hasta el último minuto.
gráfico presidenciales Francia 2012

El Frente Nacional de Marine Le Pen

Los candidatos de los pequeños partidos consideran el sistema de firmas demasiado restrictivo y piden su modificación para las próximas elecciones. Algunos, incluso, emprendieron acciones legales para que los “padrinos” pudieran conservar su anonimato y, así, respaldar a partidos diferentes al suyo propio. El partido propulsor de esta medida fue El Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen, que hasta el martes 13 de mayo se encontraba en dificultades para alcanzar las 500 firmas.
El Frente Nacional, tercera fuerza política según los sondeos, es un partido de extrema derecha, que aboga por un Estado Fuerte, rechaza el proceso de descentralización, iniciado en 1982, defiende la pena de muerte y  apuesta por un aumento del presupuesto en defensa nacional. La base ideológica del partido sigue el principio de “preferencia nacional”: lucha contra la inmigración y salida de Francia del euro y de la OTAN. Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, fundador del partido y candidato a la presidencia frente a Jacques Chirac en la segunda vuelta de 2002, ha colocado en los cimientos de su campaña el rechazo a la inmigración. La candidata cuestiona el Tratado Schengen, que permite la libre circulación de personas, y desea volver a instaurar un control en las fronteras para reducir el número de entradas legales de 200.000 a 10.000 inmigrantes por año. Así mismo, Marine Le Pen promete suprimir el “derecho al suelo”, que permite que una persona adquiera la nacionalidad del país en el que nace, sin importar la procedencia de sus padres.
La candidata acusa a “la inmigración masiva e incontrolada que golpea el país” de haber iniciado un proceso de “islamización” de Francia. Con el objetivo de denunciar esa “islamización” Marine Le Pen inició una polémica sobre la carne halal, carne de animales abatidos según el ritual que establece la sharia, que ha abierto los telediarios durante semanas. La polémica se inició con una declaración de la candidata: “el conjunto de la carne distribuida en la Isla de Francia (la región parisina) es exclusivamente halal”. Se probó la equivocidad de esta declaración, pues si bien la Isla de Francia es el centro de producción de carne halal, luego esa carne es exportada a otros lugares de Francia y, en realidad, solo se consume allí el 2% de la carne que sigue el ritual islámico. Sin embargo, la revelación no paró la polémica.
Marine Le Pen

Nicolas Sarkozy y la Unión por un Movimiento Popular

Nicolas Sarkozy decidió seguir con la polémica de la carne halal, considerándola como “la primera preocupación de los franceses”. Pidió el etiquetaje de la carne en función de su método de abatimiento para “defender la laicidad de nuestra república” e hizo polémicas declaraciones sobre la inmigración: “hay demasiados extranjeros en nuestro territorio”. El actual presidente, abogó, como Le Pen, por reducir el límite de entradas de las 200000 actuales a 100000. Si bien al comienzo de la campaña, Sarkozy trató de destacar los temas que le hicieron ganar en 2007, días después, ante la indiferencia de los sondeos, radicalizó su discurso, acercándolo a las posiciones de la extrema derecha.
Su estrategia ha dado resultado y el jefe de Estado ha conseguido, por primera vez desde que comenzó la campaña, balancear los sondeos a su favor. El punto de inflexión que, al parecer, provocó la subida de popularidad de Sarkozy fue el mitin celebrado en Villepinte, el domingo 11 de marzo. En la ciudad cercana a Paris, además de darse un baño de masas, Sarkozy recibió el apoyo de los grandes ausentes de la campaña: sus ministros, que se habían mantenido al margen, a excepción de Claude Guéant, ministro del interior, que ofrece apoyo al candidato en las temáticas de identidad nacional.
Nicolas Sarkozy
Sin embargo, a pesar del derrape a la extrema derecha para conseguir votos, no todo son puntos en común con el Frente Nacional. A diferencia del nacionalismo de Marine Le Pen, Sarkozy ensalza el papel de Francia en las diferentes organizaciones internacionales: el G8, el G20, la OTAN, y sobre todo, La Unión europea. En su programa, Sarkozy ensalza la importancia de los acuerdos del “motor franco-alemán” y promete continuar con los esfuerzos ya realizados junto a Angela Merkel para lograr “la integración económica y fiscal de los diecisiete” y conseguir un “verdadero gobierno económico”. Así mismo, bajo las palabras de “valor”, “concentración” y “ambición”, Sarkozy promete, como hace en cada uno de sus mítines e intervenciones televisivas,  “proteger” a los franceses de los males de la crisis, y como dice, literalmente, en su programa “preparar y proteger el futuro de los niños de Francia”. Para ello, Sarkozy propone llegar a un déficit de estado nulo en 2016. El objetivo: lograr la independencia de los mercados financieros y contribuir a la formación de un modelo europeo al “ejemplo de nuestro país vecino alemán”. No es ningún secreto que la mejor baza que Sarkozy tiene en la campaña, frente al  paro o a la pérdida de la triple A, es el liderazgo obtenido en la Unión Europea.

El Partido Socialista y François Hollande

En los mítines de Sarkozy no hay banderas del UMP, sino, banderas tricolores que pretenden demostrar que Sarkozy es el candidato del pueblo, por encima de los partidos políticos. Sin embargo, una gran parte de la población piensa que el actual presidente no ha gobernado “para todos los franceses” como prometió en 2007. Esa fracción considera a Sarkozy “el presidente de los ricos” y quiere que los valores republicanos de “igualdad, fraternidad y libertad” sean representados por otro candidato.
El hombre que ha liderado los sondeos desde hace ocho meses se llama François Hollande, tiene 57 años y muchos lo consideraban, indiscutiblemente, hasta hace dos semanas, como el próximo presidente de la V República. Sin embargo, si realmente hay un cambio de color político en la sociedad francesa, éste comenzó antes de que Hollande fuese proclamado candidato en las primarias socialistas frente a Martine Aubry, Primera Secretaria del partido socialista, o Ségolène Royal, la candidata que se disputo el liderazgo con Sarkozy en las presidenciales de 2007. La mudanza ideológica dio sus primeros pasos el 25 de septiembre de 2011, cuando el partido socialista y sus socios de la izquierda pasaron a ser, por primera vez en la V República, mayoría en la cámara alta.
François Hollande
Si una de las ideas más repetidas por Sarkozy es la de “proteger a los franceses de la crisis”, la preferida de Hollande y su eslogan en la campaña es: “El cambio es ahora”. Ese cambio Hollande lo ha materializado en 60 propuestas, algunas de las cuales no escapan de cierta polémica. La promesa de la aceleración de la retirada de las tropas de Afganistán o el derecho al matrimonio y a la adopción de las parejas homosexuales, y sobre todo,  el llamado “impuesto a los ricos”, han dado mucho que hablar. Y estas polémicas han dado lugar, en algunos casos, a cierto escepticismo sobre la viabilidad del programa socialista. La medida más cuestionada al respecto es la carga impositiva de hasta el 75% de la renta para aquellos que ganan “cien veces el salario mínimo”, es decir, más de un millón de euros. Parece que el candidato se ha movido sobre un doble rasero. Por un lado, trató de hacer un guiño a la izquierda más radical, que le considera “demasiado centrista”. Y, por otro lado, cayendo en una gran contradicción, ante el revuelo que levantó su medida, Hollande se desplazó a la City de Londres para tranquilizar a los inversores y evitar una posible huída de las grandes fortunas del país.
Sin embargo, si una de las medidas propuestas ha sacudido a toda Europa, esa ha sido la de renegociar el pacto presupuestario de la Unión Europea. El candidato apuesta por la inversión y no solo por la austeridad, desea implantar reglas más estrictas para controlar los mercados y una tasa financiera a las transacciones (tasa Tobin). Además Hollande retomó el tema de la agencia de calificación europea, de los eurobonos y propuso un nuevo rol para el Banco Central Europeo que “además de garantizar la inflación debe luchar contra los especuladores y actuar por el crecimiento”. La idea de que el posible nuevo jefe de Estado pudiera cuestionar los acuerdos, aprobados no sin esfuerzo, levantó importantes ampollas entre los líderes conservadores de la unión hace poco menos de un mes. Entonces, Angela Merkel, que desea conservar el sistema del “Merkezy”, encabezó, según un artículo publicado por Der Spiegel  el 5 de marzo, una “Entente contra Hollande”. Esta alianza secreta, desmentida por los supuestos participantes, habría consistido en un pacto entre Angela Merkel, Mario Monti,  Mariano Rajoy y David Cameron para no recibir al candidato socialista. Cierta o no, lo cierto es que la respuesta no se ha hecho esperar. La sociodemocracia europea, que se ha reunido en torno a las jornadas Renacimiento para Europa, ha proclamado la “revolución socialdemócrata” y ha nombrado como su líder a François Hollande. Las piedras de 220 años de antigüedad de la pista del Circo de Invierno de París, ante la ausencia de las cámaras, han sido testigos del que puede ser un pacto histórico entre los socialistas franceses con el Partido Social Demócrata alemán (SPD) y el Partido Democrático italiano (PD)  para “convertirse en una alternativa al neoliberalismo” y evitar  “la destrucción del Estado social”.
François Hollande Sigmar Gabriel

Jean-Luc Mélenchon, del Frente Izquierda

Jean-Luc Mélenchon, antiguo miembro del PS y líder de la alianza electoral de siete partidos de la izquierda antiliberal encabezados por el Partido Comunista Francés (PCF) y el Partido de Izquierda (PG), calificó precisamente como “pan bendito” algunas de las medidas propuestas por Hollande. Sin embargo, a pesar de haber moderado en las últimas semanas sus críticas hacia el candidato socialista y de llamar a una “unión de la izquierda”, Mélenchon sigue afirmado que no participará en un gobierno dirigido por Hollande, aunque si votaría por él en la segunda vuelta si es el candidato de izquierda mejor situado.
La estrategia política del Frente Izquierda es, precisamente, la oposición al otro Frente, el Frente Nacional de Marine Le Pen. Las continuas ofensivas hacia la extrema derecha son parte de la estrategia del candidato para captar los votos de la izquierda más radical, descontentos con Hollande y posibles votantes de Ségolène Royal en 2007, que en las últimas semanas le ha hecho remontar en las encuestas. Jean-Luc Mélenchon ha puesto en marcha no solo una campaña política, sino, una campaña estética que pretende captar la atención de los medios mediante la ocupación del espacio público. Decidido como dice su eslogan a “tomar el poder” o, en este caso, “tomar la Bastilla”, el 18 de marzo, ciento cuarenta y un años después de sublevación que culminó en la Comuna de Paris,  el Frente Izquierda celebró una marcha hacia la Bastilla. El objetivo era asociar de forma directa El Frente Izquierda con la idea de una VI República francesa, que, a diferencia del modelo presidencialista actual, pide una mayor participación del parlamento en la toma de decisiones. Al final de la marcha, con un clavel rojo enganchado a la chaqueta, Mélenchon llamó a la “revolución ciudadana”. Y como en su programa, “Lo humano primero”, abogó por  “la repartición de la riqueza”, “la salida de la energía nuclear” o el “desarmamiento del país”.
 Jean-Luc Mélenchon

François Bayrou y el Movimiento Demócrata

François Bayrou tiene 60 años, la misma edad que Mélenchon. Pero, es, precisamente,  la edad lo único que asemeja a estos dos candidatos, que se diferencian en el fondo, pero, sobre todo, en la forma. François Bayrou, fundador en 2007 del partido de centro humanista Movimiento Demócrata (MoDem), apuesta por “llevar a cabo una campaña con debate de fondo” y cree que es “indecente gastar tantos millones de euros en una campaña electoral”. Sus reproches en este sentido suelen dirigirse, sobre todo, a los dos partidos fuertes de estas elecciones. Bayrou, uno de los políticos mejor valorados del país y que se presenta por tercera vez a las elecciones, denuncia la “Sarkhollandisation” y afirma que “la división entre derecha e izquierda nos lleva a la ignorancia”.
Sin embargo, y pesar de estas denuncias de bipolarización, a finales del año pasado se habló de la posibilidad de una alianza entre “los dos François” en la segunda vuelta. A pesar de las buenas relaciones que ambos han reconocido mantener, los desacuerdos políticos sobre ciertos puntos de sus respectivos programas podrían alejarlos. De hecho, François Bayrou ha calificado en numerosas ocasiones como irrealizable y demagogo el programa socialista. Aunque bien es cierto que sus ataques no se dirigen solamente a Hollande. De hecho, Bayrou considera a Sarkozy como “el más débil de la campaña” y afirma “sobre él deben concentrarse los tiros”, según una entrevista concedida a Le Monde el martes 6 de marzo.
En todo caso, el candidato reclama su independencia y hace sus propuestas. Defiende el “0 gasto público” durante los próximos dos años para liberarse de la deuda y propone crear una alta autoridad contra el fraude. En el plano fiscal, Bayrou considera, además que, “la administración gasta y pierde demasiado dinero” y defiende el ahorro mediante, por ejemplo, la disminución en un 30% del número de diputados de la Asamblea Nacional. En el plano social, el candidato asegura que es necesaria una acción inmediata con los jóvenes delincuentes, así como, un refuerzo de la seguridad en los barrios con dificultades. Además pide un cambio en el sistema de escrutinio, pues a pesar de haber sido tercero en las elecciones legislativas de 2007, con el 10% de los votos, el centrista recibió finalmente tan sólo tres asientos en la Cámara Baja.
François Bayrou
A las demandas de cambio en la legislación se unen los otros cinco llamados “candidatos minoritarios” que siguen peleando por su lugar en las presidenciales. Ellos son el soberanista Nicolas Dupont Aignan (Arriba la República), el ultraizquierdista Philippe Poutou (Nuevo Partido Anticapitalista), Jacques Cheminade (Solidaridad y Progreso) y Nathalie Arthaud (Lucha Obrera) y, sobre todo, la ecologista Eva Joly (Europa Ecológica-Los Verdes) la siguiente en las encuestas después de Bayrou.
Entre las propuestas, las promesas o las confrontaciones, los números siguen subiendo y bajando. Las encuestas se publican en los periódicos con grandes titulares y la bajada de algún punto por uno de los candidatos favoritos abre los telediarios. Mientras los partidos desarrollan el espectáculo, “el electorado”, esa masa abstracta de los sondeos, toma un café, se baja del metro o atiende en una clase de la universidad. Algunos, han perdido el interés por la campaña (dos de cada tres según Le Monde), otros, se apresuran a coger los panfletos que los militantes reparten en las plazas o abrir el periódico por la sección “Presidentielles 2012” según se montan en el metro. Las elecciones hacen su acto de presencia, llenan de la noche a la mañana una pared con carteles o instalan stands en los centros de las ciudades. Entre el metro, el periódico, la inquietud o la indiferencia, las conversaciones en los cafés sobre las elecciones se multiplican y las preguntas de los niños sobre qué se desarrolla en el país comienzan a producirse. ¿Quién será el próximo presidente de Francia? En realidad, y aunque los sondeos puedan hacer sus predicciones, nadie lo sabrá hasta el 6 de mayo, cuando los medios suizos o belgas comiencen a recibir las filtraciones que siempre les permiten aclamar antes que “su electorado” al Presidente de Francia.

Beatriz Pascual Macías

COMMENTS

Nombre

#randompost 11S A Orfao acido ACNUR Adriana Adufes Aeropuertos Afganistán Africa agresion ahmadineyad Al Assad Al Jazeera Al Qaeda Alejandro Alvargonzález Alemania Aloizio Mercadante America America Latina analisis Andes Angola anonymous ANP apm Apple Argelia Argentina armas nuclares armas quimicas Asad Asia asuntospropios Atapuerca atentados ayuda humanitaria Bagdad Bahrein Ban Ki-moon Banco Central Chipre Banco Mundial Bancos Bangladesh Beatriz Benedicto XVI Berlin Bin Laden Bosnia bpmacias Bradley Manning Brasil Bulgaria Bush cambio climatico Camerun Camp David campamentos campaña de comunicacion Canal de Panama Caracas Carreteras carta Caso Couso catastrofes Caucaso censura Ceuta Chad Chile china Chipre CIA ciencia cierre de gobierno Civio CNT colaboración colaboraciones Colombia Coltan Comandante en Jefe Comision Europea confianza Conflicto Congo consumo Cooperacion coran Corea del Norte Corea del Sur Costa Rica Crimea criminalidad crisis crisis internacional CSS Cuadernos OM Cuerno de Africa cultura Cyprus DDHH defensa deflaccion democracia Democratas deporte derechos humanos desalambre desarrollo Destacado Dia mundial del refugiado DiegoG Dilma Rousseff Dimitri Christofias Dinamarca diplomacia internacional directo Economia educacion Educación Edward Snowden EE UU EEUU EEUU 2012 EFE Egipto ejercito Ejército Islámico de Irak y del Levante ejercito libre de siria el orden mundial El Salvador elcontrapunto eldiario.es elecciones elecciones 2015 elecciones 2016 elecciones Alemania elinquirer elpais Empresarios Eniola Ani Anthony Entrevista equipo Erdogan escandalos esclavos esnoticia España Especial Haiti 2014 Especial: Elecciones EEUU 2012 Especial: minerales codiciados Especiales Especiales2 Especiales3 Especiales4 espionaje Estados Unidos Eurobarometro Europa eurozona FARC Ferguson Fernando Haddad Festiclown filtraciones Folha de São Paulo fotoreportaje Francia Franco Delle Donne Frente Polisario futbol G7 G8 Gas Sarin gate Gaza Geodomination geopolitica German Gezi Ginebra Global Voices Globalizacion gobierno de izquierdas golpe de estado Grecia Grecia2015 Guantanamo Guatemala guerra civil Guerra Fria Guerra Mundial guerras Guinea Bissau Guinea Ecuatorial guinguinbal guinguinbali Haiti Hamas hambre Hasan Rohani Hemisferio Zero Hezbollah Himno historia honduras Hong Kong Huelga Huracan iarnoticias Ibex35 IEEE igualdad IIIGM Informacion Sensible informe InFronteras Inglaterra inmigracion Interferencias internet intervencion Iolanda Fresnillo Irak Iran ISAF ISIS Islam Israel Italia IU Ivan Bomfim izquierda jaime Japon Javier Espinosa Jeb Bush jordi perez colome Jorge Bergoglio Jose Couso José Dirceu Juan Luis Palmes judios Juegos Olímpicos justicia justicia universal Kazakhstan Kenia kirchner Kosovo lacuestion Laiki Bank lamirada lamiradademikel Lampedusa Laura Fernandez laverdadmentirosa Libano libertad de prensa Libia Liga Arabe Londres LorenaA Luis Luis Calderon Lula da Silva Magreb Mali Mandela manifestaciones Manuel Freytas Marc Margiendas Margaret Thatcher mariarado Marruecos Materia Medios Mensalão MercoSUR Merkel Mexico Michael Brown Miguel Ángel Ballesteros mikel militar minerales Miradas de Internacional Morsi Mozambique MSF Mubarak muerte mujeres Mundial de Brasil Mundo nacionalidad Namibia narcotrafico Nigeria niños Noruega noticias NSA Nueva York nuevos medios Obama obama world obras Obriang occupyGezi Oklahoma Olga Rodriguez ONG ONU Opinion Opinión oriente es proximo Oriente Medio Ormuz OTAN Pablo paises desarrollados Pakistan Palestina Papa Paraguay parlamento Partido de los Trabajadores pasaporteelectoral pena de muerte Periodismo Petroleo PIB pirateria plan nuclear Pobreza Podemos Politica Politica Critica politikon Pontificado Portada precio Premio Nobel prensa Primavera árabe PRISM privacidad produccion protestas sociales PSOE PT Puertos Putin Queralt Castillo Rajoy redes redes sociales referendum refugiados Reino Unido religion Reportaje Republica Centroafricana Republicanos Rescate revista Revolucion Verde Revotution revueltas Ricardo Garcia Vilanova Roma Romney RSF Ruanda Ruben Calleja Rui Falcão Rumania Rusia Sacyr Sahara SaraV Sebastopol secuestro seguridad seguridad nacional separatismo serie Servia Sesion de Control Sinasefe Sindicatos Siria sociedad soldado Somalia Sonkyong Statu Quo Diplamatico Sudafrica Sudan suicidio Syriza taksim Tecnologia Terremoto Territorios ocupados terrorismo Tertulia infinita the guardian the new yorker Timochenko Tokio Tokyo tornado torturas Transporte Tribunal Supremo Tripoli Tunez Turquia Twitter Ucrania UE Ultima Fila ultima hora ultraderecha Unasur unexp union europea Unión Europea Universidad URSS Uruguay Vaticano Veja Venezuela Veteranos de guerra Victor Yanukóvich video Wikileaks Yaser Arafat Yemen yihadistas youtube Yulia Timoshenko Zaatari Zinbabwe zoomnews
false
ltr
item
Infronteras: Libertad, igualdad, fraternidad y…ELECCIONES
Libertad, igualdad, fraternidad y…ELECCIONES
http://www.lacuestion.es/wp-content/uploads/2012/03/sondeo.jpg
Infronteras
http://www.infronteras.com/2012/06/libertad-igualdad-fraternidad.html
http://www.infronteras.com/
http://www.infronteras.com/
http://www.infronteras.com/2012/06/libertad-igualdad-fraternidad.html
true
7684654274909764296
UTF-8
Not found any posts Ver todo Leer más Contestar Cancelar Suprimir Por Inicio Páginas Artículos Ver todo Recomendado para ti Etiquetas Archivo Buscar No se ha encontrado ningún artículo Volver a inicio Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado D L M X J V S Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio July Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec ahora hace un minuto Hace $$1$$ minutos Hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer Hace $$1$$ días Hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas